HACE POCOS DIAS EN EL PARKING DE AZKORRI-PLAYA

Sucedido, real como la vida misma, que tuvo lugar un indeterminado día del verano de 2011, aproximadamente cuando llegaba a su final y se disfrutaba de un magnífico (?) tiempo que invitaba a acudir a la playa.

Atendiendo a la susodicha invitación, me había dirigido yo a la playa de Azkorri donde había disfrutado durante un breve rato (mucho es una turrada) de la brisa, la arena y el agua y hasta del sol, que en esas circunstancias, y durante un tiempo limitado, se agradece.

Habiendo terminado mi solaz playero, me dirigí al aparcamiento para coger el coche y dirigirme a cas, cuando en un lugar próximo al que ocupaba mi vehículo, observo un Polo de color amarillo, aparcado (en batería, que es como se aparca en Azkorri) haciendo extrañas maniobras.

En vista de que no avanzaba, ni para atrás, que era donde tenía espacio libre para salir, ni para adelante, cosa que hubiera provocado una inevitable colisión con el coche aparcado delante, ni para la derecha, donde había otro coche aparcado, ni para la izquierda, donde, y a muy poca distancia, había otro, me acerco para ayudar a la que resultó ser una joven conductora.

Haciendo las reglamentarias señales con la mano, veo que no hay forma de que salga del atolladero, de forma que le animo a bajar la ventanilla para combinando los gestos con las indicaciones pertinentes de forma vocal conseguir su propósito.

Tras un cierto ratillo de maniobras siguiendo (poco) mis indicaciones, consigo que quede su coche en una posición tal que ya sin ningún problema podía avanzar y girar hacia su derecha de forma que libraba claramente al coche de su derecha y se enfilaba con la dirección de salida del parking.

Satisfecho de la labor realizada le digo:

Ya está. Ahora ya sales sin problemas

A lo que me contesta:

Muchas gracias, pero yo no quería salir. Acababa de aparcar y quería separarme un poco del coche de mi derecha que me había quedado demasiado cerca de él

¿Alguien se acuerda de un chiste en que un ciego es arrastrado (contra su voluntad) a la acera contraria por un “samaritano” que pasaba por allí?

Pues eso.

Ni que decir que ya le ayudé a volver a aparcar. Y a prudencial distancia de ambos coches laterales.

Y quedó eternamente agradecida y se lamentaba, “es que tenía que tener todavía la “L”…

Esta entrada fue publicada en ANEDOCTAS O SUSEDIDOS. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a HACE POCOS DIAS EN EL PARKING DE AZKORRI-PLAYA

  1. David y Eva dijo:

    jajjajaj…pobre!!!! jajjajajaj…..que formal ella…

    Me gusta

  2. JESUS M. dijo:

    No, si ella se supondría que le estaba ayudando a entrar bien. Aunque ni yo entendía muy bien lo que hacía, ni ella entendería muy bien lo que yo le indicaba. Pero la saqué. ¡Vaya que si la saqué!

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.