2011-12-08 SEVILLA

De nuevo en Sevilla, pasamos a visitar primero de todo la Macarena que la tenemos al lado del hotel y luego un paseo hasta la Casa de Pilatos, que está preciosa.

Sólo vemos la parte de abajo, porque la de arriba es un poco tostón y es precio aparte.

Como el tiempo sigue como estos días, lo hacemos todo de paseo.

Luego al Museo de Bellas Artes, que no está mal, pero nada que ver con el de Bilbao. También es verdad que está muy dedicado a la pintura sevillana y no tiene prácticamente nada de pintura de fuera de Sevilla.

Luego paseo hasta el restaurante Horacio (íbamos a otro que está al lado de este pero que estaba petado) y comemos muy bien.

Paseo hasta una terraza frente al Teatro de la Maestranza, cafecito y al Hospital de la Caridad con magníficos cuadros de Murillo y Valdés Leal.

Al hotel para breve descanso y tomar algo.

Y lo que tomamos es un taxi, pero no uno cualquiera. El único que había en la puerta del hotel. Le contamos nuestros deseos: tomar un poco de buen jamón en algún sitio no concurrido por los turistas, pero relativamente cerca del centro porque queremos luego ir a La Carbonería. Primer susto: no sabe lo que es La Carbonería, uno de los sitios típicos de Sevilla donde se toma una copa mientras se asiste a una actuación de flamenco.

Decide llevarnos a “El Toboso”, en la Gran Plaza que dice que está muy cerca del centro.

Nos da un paseo por todos los alrededores de Sevilla, porque según él se llega mejor que por el camino normal.

Total, el doble de precio que otras veces que vamos al centro.

Jamón, justo bien.

Al salir nos encontramos con una procesión de la Inmaculada, con su paso y todo que regresa a la iglesia. Banda de buen sonido y paso muy bonito.

Taxi al centro para pasear un poquito hasta La Carbonería.

Muy lleno, un gin-tonic, trío de flamenco al parecer bastante serio y tras un buen rato, cogemos taxi para volver al hotel.

Lo cogemos al vuelo. Nos había sobrepasado y volvía marcha atrás. Le indicamos destino y sigue marcha atrás. Llega a la altura de unos peatones con plano (guiris como nosotros) y les pregunta (¡¡¡horror!!!) si saben cómo se sale de esas callejas.

Le indicamos nosotros por dónde puede ir y tras varias callejuelas donde cabía el coche y un par de papeles de fumar de canto, llegamos a zona civilizada y al hotel.

O los taxistas de Sevilla son una raza especial, o que nosotros acertamos con los mejores.

Llegada al hotel sin novedad y mañana a madrugar un poquito más para volver a casa vía Salamanca, donde pensamos parar un buen rato.

Esta entrada fue publicada en MIS VIAJES. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a 2011-12-08 SEVILLA

  1. David y Eva dijo:

    Sevilla tiene un color especial….jeje

    Me gusta

  2. Elena dijo:

    Vaya aventuritas con los taxis, tenéis buen ojo para cogerlos!!!!

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.