2012-06-18 PARIS

Hoy es el día del regreso. Teníamos planeado, para acabar alegremente nuestra estancia en Paris, una visita al cementerio Père-Lachaise, que está cerca (relativamente) del hotel, pero finalmente vemos que, a pesar de que el vuelo sale a las 12:40, podemos andar un tanto apretados parahacer la visita y llegar al aeropuerto con tiempo, así que desayunamos con tranquilidad, hacemos nuestras abluciones, vamos a dar un corto paseo hasta la estación demetro más próxima, donde Encarna, para nuestro asombro, comprueba su teoría de que el billete de tres días es para 72 horas y no tres días de 5:30 de la mañana del primer día de uso hasta las 5:30 de la mañana de tres días después, como dicen las instrucciones. Y es que introduce el billete en la maquinita y ¡oh, milagro! le da paso. Como no vamos a ningún sitio, vuelve a salir y entre felices por ahorrarnos los 10,90 € que cuesta el viaje de metro + RER + Orlyval hasta el aeropuerto y tristes por haber perdido la apuesta que le habíamos hecho sobre la posibilidad de que el billete fuera válido o no, volvemos al hotel a por las maletas y de vuelta al metro. Pero esta vez las cosas son como son y no como nos gustaría que fueran. Las maquinitas (que seve que hace un rato estaban todavñia con el lunes encima) ya se han espabilado y dicen que verdes las han segado y que con ese billete no vamos ni a barrer el andén.

Sacamos nuestro billetes al aeropuerto ayudados por la funcionaria de la taquilla que nos confirma que nuestros billetes valen menos que la deuda soberana y una vez más sentimientos encontrados; dolor por los 10,90 € que nos cuesta la broma y alegría por haber recuperado el prestigio de gente con mentalidad ingenieril y además haber ganado la apuesta a Encarna. Aunque se resiste.

Viaje sin novedad, que entre pitos y flautas dura casi una hora, con una última etapa (que es la que se lleva la mayor parte de los 10,90 €) en el Orlyval, especie de tren de juguete fully automático, sin conductor ni nada (también hay algunas líneas de metro con el mismo sistema) que en 6 minutos te lleva (a toda pastilla) desde Antony hasta la terminal oeste de Orly.

Puntualidad Vueling y llegada a Loiu sin novedad, donde Eva nos viene a recoger.

Y fin del viaje.

Esta entrada fue publicada en MIS VIAJES. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.