2012-09-05 CABO DE GATA

Magnífico desayuno en el NH.

Visita rápida (3 minutos echando por lo alto) a la antigua estación del ferrocarril de Almería, junto a la nueva; edificio típico de estación- Bonito. Frente al hotel.

Carretera y manta.

Primera etapa en el balneario de Sierra Alhamilla. Cutrez a tope. Café y fuera.

Varios kilómetros por autovía para ver un poco del paisaje del desierto de Tabernas.

No se ve mucho y finalmente vamos hasta el propio Tabernas entre poblados del Oeste (Minihollywood y otros) y regreso.

Por el camino acercamos a dicho lugar a un chiflado italiano (de Regio Calabria, casado con una andaluza) que iba por la carretera jugándose el tipo y que nos hizo un brevísimo resumen de su vida y que por alguna extraña razón iba a visitar el susodicho Minihollywood.

La siguiente etapa nos lleva al yacimiento arqueológico (edad del cobre, entre unos casi 3000 años A. C. a unos 2000 años A. C.) a donde llegamos un poco tarde y tenemos que hacer la visita rápida.

Hace un calor muy serio, pero Santi no pone el aire acondicionado del coche ni aunque le aspen. Pero hoy se va a enterar porque yo llevo siempre la ventanilla abierta a tope, pero la cierro del todo. Al de un ratillo lo enciende. Pero enseguida lo apaga. Hay que abrir la ventanilla.

Alhama de Almería donde comemos, como ya es tradicional a base de cerveza y tapas (hoy cinco cervezas para los tres y las siguientes tapas: un platillo de aceitunas, un platillo de almendras, tres pinchos de tortilla, tres pimientos verdes fritos de los hermositos, tres rodajas de mortadela con patatas al ali-oli y un platillo de aceitunas negras.

Nada especial salvo una cascada en una zona casi desértica.

Luego subimos a un pueblo en la sierra (Ohanes) que está de fiestas y cuyas calles son de coña en cuanto a anchura. La habilidad de Santi como conductor se pone a prueba, bien resuelta.

 Canjayar donde hay funeral del carpintero del pueblo y tomamos una cerveza y a Lujuar de Andarax, cerca de donde está el hotel, en un barrio próximo a Fondón, llamado Beocid. El paisaje (y hasta el clima) ha cambiado sustancialmente. De prácticamente desierto, hemos pasado a un paisaje muy suave, amable y muy verde. El hotel se llama Posada de Ahlma y es famoso por su restaurante. Tras llegar, lugar muy apetecible, nos indican que no hay servicio de restaurante porque el cocinero se ha puesto enfermo.

Vamos al pueblo (Fondón) y en el único restaurante abierto, atendidos por una peculiar camarera (Mari Jose) que se cambia su escotado vestido tras los entrantes por un púdico jersey de cuello vuelto y vaqueros para servirnos el único vino que se vende en el restaurante y que es producido en la bodega propiedad del dueño del restaurante y cuya denominación es “Las Tetas de la Sacristana”.

Buena cena y buen vino y chupito final obsequio de la casa.

Indicar que el hotel es una preciosidad y está en un lugar ideal. Incluye piscina que no disfrutaremos porque, a parte de la hora, precisamente hoy ha cambiado el tiempo y a la hora de llegar al hostal hace francamente fresco.

NOTA: La denominación del vino es la de un paraje de Fondón y nada tiene que ver al parecer con la anatomía de la sacristana. Ni siquiera sabemos si existe o ha existido ninguna sacristana.

Esta entrada fue publicada en MIS VIAJES. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a 2012-09-05 CABO DE GATA

  1. Eva dijo:

    Muy bonito todo, y..que bien comer!!!

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.