2013-02-22 ESCAPADA FOTERA A LA RIOJA

Amanece el día como habían previsto los bellacos de los meteorólogos, o sea lloviendo.

Opíparo (casi) desayuno a base de zumos de naranja (puntualmente preparado por Jose Mari), cafés variados y rosquillas de anís previamente (ayer) compradas en la tienda esa de Ezcaray que está siempre abierta y que vende, básicamente, frutas y verduras, tanto frescas como enlatadas y embotadas.

Una vez terminadas estas funciones y recogido todo nos dirigimos hacia una zona donde esperamos encontrar bellos bosques donde hacer maravillosas fotos (que es la razón del viaje) para poder participar de forma más o menos digna en el concurso antes llamado “Sotos de Alfaro” y ahora “Medio Ambiente de la Rioja”, cosa que tengo que advertir desde ya, en mi caso, no se ha cumplido para nada.

Subimos a un sitio cuyo nombre he conseguido recordar tras repetirlo a lo largo del día cienes y cienes de veces: Bonicaparra (o algo así).

_DSC5429 _DSC5436 _DSC5437

_DSC5475Niebla y lluvia y algunos troncos almacenados, así como un precioso bosque de hayas que fotografiamos a diestro y siniestro sin ningún criterio ni éxito, previa incursión a Turza la aldea antes abandonada y ahora en recuperación. Siempre hablo de mí.

_DSC5460_DSC5448_DSC5505_DSC5489_DSC5479_DSC5476

Tras ello, carretera y manta hacia otro bello entorno, con parada intermedia en una casa rural de reciente inauguración para tomar un café y que aprovechamos para que el tipo de la susodicha nos cuente su vida y nos enseñe la casa y todo su entorno (que no es poco).

El café más bien malillo. La casa a 70 € la noche con desayuno para dos (IVA incluído) y 60 € en horas bajas, o sea todos los días excepto viernes y sábado.

Finalmente llegamos a nuestra segunda parada fotográfica pasando por la aldea de Urdanta (casi abandonada) y de ahí al puerto que llega hasta la Cruz y que arranca en Posadas donde la antigua ferrería.

_DSC5590

Más arbolillos y la lluvia, aunque muy moderada, continúa sin cesar totalmente.

_DSC5516_DSC5537_DSC5556_DSC5575_DSC5578_DSC5584

Más fotos, y a Ezcaray a comer. Otra vez en Casa Masip donde disfrutamos de una agradable comida a base de sopa de ajo (buena), boletus (flojos) y huevos fritos que dan lugar a una interesantísima disgresión filosófica entre los comensales a causa del craso error cometido por el chef de poner pimientos rojos con toda su contaminante salsilla junto a los huevos (que por cierto eran muy buenos, con gran sabor a huevo) y las patatas fritas.

Uno (yo) opina, con toda razón debo reconocer, que no se puede añadir un producto de tan fuerte sápida incidencia a ningún producto que por sí mismo tenga un gran valor culinario, como es el caso de los huevos fritos, a pesar de su modestia crematística y cuya separación, una vez arrejuntados, se hace prácticamente imposible por mor de la extensión a lo largo y ancho del plato de la salsa pimentera.

El otro comensal alega con potentes argumentos (“eso es una chorrada”, “todo el mundo los pone”) y otros de menor contundencia intelectual y que por tanto omito.

Finalmente, ante la falta absoluta de argumentos y cayendo en sus propias contradicciones, no puede (Jose Mari, quiero decir) sino reconocer que tengo toda la razón, siempre que el producto sea un producto caro y no una cosa de poco precio y como ejemplo supremo acordamos ambos que sería una barbaridad manifiesta que el chef colocara salsa ketchup sobre una ración de angulas, pero no lo sería (según Jose Mari) si las angulas costaran, digamos que, por ejemplo, 1,50 € los 100 g en la pescadería. O eso he creído entender y quizás en los comentarios que suscite esta cita, aparezcan otras razones y argumentos que hoy ha sido incapaz de proporcionar.

En fin, que tras la agradable comida, a pesar del patinazo de los pimientos, un ratito a casa a descansar y terminar de recoger y dejar en perfecto estado de revista (todo ello el anfitrión), nos dirigimos al pueblo donde El Cid (D. Rodrigo Díaz de Vivar para el que no lo conozca) fue declarado “Campeador” en 1066, que debía ser algo así como ser nombrado “Balón de Oro” o, en su caso, “Espada de Oro” por haber marcado más goles, digo haberse cepillado más moritos que ningún otro participante. En realidad, parece ser que se debe a un duelo (juicio de Dios, ordalía o como se quiera llamar) que se celebró en dicha localidad y donde, representando a los locales, venció a un energúmeno enorme llamado Jimeno Garcés que representaba al Osasuna.

Eso al menos dice una placa conmemorativo de tal nombramiento colocada en la pared exterior del ayuntamiento de Pazuengos y allí colocada, según ella misma reza, por el Colegio de Ingenieros Técnicos de La Rioja.

La niebla no deja ver nada más allá de unos pocos metros por lo que decidimos dirigirnos hacia Rivas de Tereso para ascender un poco a la sierra de Cantabria para superar la densa niebla, pero esta desaparece por el camino y Rivas nos recibe con una copiosilla nevada, lo que unido a las previsiones meteorológicas nos aconseja tomar el camino a casa, cosa que hacemos, llegando a nuestros lares sin mayor complicación.

_DSC5597

Esta entrada fue publicada en COSAS DE FOTOS, GASTRONOMÍA, MIS VIAJES. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a 2013-02-22 ESCAPADA FOTERA A LA RIOJA

  1. Eva dijo:

    Como os lo pasais… Y no hablasteis de los pimientos sobre la tortilla de patata?¿ porque ese es otro clasico…jeje Muy bonitas las fotos.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.