2017-06-13 ROMA

Hoy toca madrugar porque hemos reservado entrada a los Museos Vaticanos sin hacer cola y hay que estar allí a las 9:15, para lo que nos levantamos pronto y emprendemos el camino de unos 40 minutos andando seguido, con parada intermedia para desayunar en un sitio muy majo y muy barato.

Con todo, llegamos con mucha antelación por lo que esperamos sentados, literalmente sentados, en las escaleras de la cita.

La entrada sin cola es con poquita cola.

El interior del museo es un infierno de gente en casi todos los sitios y sobre todo en los aledaños de la Sixtina, además de en la propia capilla, porque se entra en zonas de sentido único con una manada increíble de gente que va  a lo mismo que uno.

Todo lo que hay es una maravilla, pero no se puede ver más que una pequeña parte, además de lo obligado, o sea la Sixtina, que se ve relativamente bien en cuanto a comodidad, aunque con muchísima gente.

Y como en la capilla Sixtina está prohibido hacer fotos, pues hago una. Aunque me parece lógico porque con semejante manada, si todos se dedican a sacar sus selfis, tablets, cámaras y móviles, sería un auténtico caos.

Comemos en el mismo museo y al salir pretendemos entrar en la Basílica de S. Pedro, pero hay una larguísima cola, a pleno sol, por lo que decidimos cambio de planes y cogemos un taxi (5 € de sobreprecio por estar en el Vaticano, que no es Roma, hasta Campo di Fiore, a donde llegamos en el peor momento, pues están recogiendo todos los tenderetes y no queda más que m….., y palomas comiendo la ídem. Helado en una esquina, servido por una valenciana graduada en restauración de arte, especialidad en libros, pero que no encuentra curro, a pesar de que la dire de las bibliotecas vaticanas es española.

Tras un buen rato degustando el helado (muy bueno por cierto), nos vamos hasta el Panteón, vía Palacio Farnese. Y con fuerte calorina, que se me olvidaba decirlo.

Echamos otro rato en el Panteón, donde se encuentra, entre otras cosas, la tumba de Rafael (no confundir con Raphael, felizmente viviente.)

Otro taxi (hoy más taxis ciudadanos que en toda mi vida) a Piazza del Popolo, donde medio vemos Santa Maria del Popolo y digo medio, porque hay una boda, muy íntima ella, y una señora nos echa casi porque durante las misas no se pueden hacer visitas.

Una cerveza hipercara y paseo hasta Piazza Spagna (¡¡¡qué atracción!!!) donde nos sentamos al borde de la fuente del Bernini Senior, o sea el papi del Bernini conocido, a ver la gente que por allí circula.

Cansados del espectáculo y descansados físicamente, nos vamos a cenar a un ecológico cercano a nuestro hotel, donde comemos bien y nos reímos a tope.

Despedida y a dormir y hacer la maleta.

Esta entrada fue publicada en MIS VIAJES. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a 2017-06-13 ROMA

  1. Eva dijo:

    Muy bonito!!!!!! Lo d prohibir las fotos es d antes d los móviles….ahora tendrían hasta razones lógicas… pero vamos, q no dejan y punto.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.