2018-08-07 “SIEMPRE JUNTOS” (BENZINHO)

Hacía un tiempito que no iba al cine y ¡coñó!, ¡ahora es sonoro y además en color!

Paridas aparte, ha resultado un tanto premonitoria, porque la excusa de la historia es la de un portero de un equipo local de balonmano, en un pueblo brasileño, que tras una (se supone que una más) brillante actuación en una final de algún campeonato, recibe la comunicación del interés de un equipo profesional alemán por ficharle, proposición que recibe con alborozo, causando el dolor de su madre que ve cómo pierde a su hijo mayor.

Y héteme aquí, que a la salida del cine me entero del affaire Kepa. Para los ignorantes futbolísticos, Kepa es (¿o ya era?) el portero del Athletic, cuyo amor por los colores parece que ha está siendo tentado (¿o ha caído ya?) por un club inglés por una sustanciosa cantidad y un supuesto más halagüeño porvenir profesional. ¡Cosas veredes, amigo Sancho! Cita, que por cierto, nada tiene que ver con el Quijote, y algo, pero con diferente sentido, con el Cantar de Mio Cid.

Pero como esto no está pensado para desasnar a los potenciales lectores en cultura futbolera ni, mucho menos, literaria, volvamos al grano – grano.

La peli tiene una serie de características interesantes. Sin que esto sea un orden de importancia, diría que una de ellas es que dura 95 minutos (según filmaffinity). Otra, sin duda ninguna, es la interpretación de Irene, la madre de Fernando (y de sus otros tres hermanos), el susodicho portero. Se queda con uno. La historia, un retazo de la vida de una modesta familia brasileña, situada en el breve espacio de tiempo entre la final del campeonato de balonmano y la marcha de Fernando hacia su destino alemán, sirve para mostrarnos las ilusiones, angustias y sentimientos, además de la forma de actuar, de una madre (Irene) ante las diferentes situaciones que se presentan.

Película muy positiva, quizás un poco falta de ritmo en algunos momentos, y algo confusa en determinadas escenas, pero muy intimista y que se ve con agrado.

Menos mal que para una vez que uno se decide y las circunstancias le son propicias, no se ve sometido a un tostón de los que tanto abundan.

He salido a gusto del cine. Y no me he aburrido. ¿Qué más se puede pedir por 5 eurillos?

Esta entrada fue publicada en DE CINE. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.