2018-10-08 EL FINAL Y REGRESO

Después de dejar a Oli en su school, que ella sí curra hoy, al revés que muchos, que celebran el Columbus Day no pegando sello, nos damos un paseo hasta el pier, cómo no, con Leo que hace fiesta y Vera, y la madre de ambas que no hace fiesta así sea Viernes Santo. En honor a la verdad, hay que decir que también curra David. Eso después de dejar hechas las maletas, claro.

Durante el paseo me encuentro con una significativa señal relacionada con el incidente policial de ayer.

Como bien diría Obelix, “están locos estos americanos”. Indagando en la Wiki, veo que es un tema bastante extendido y no sólo en los USA.

En fin, paseo tranquilo, señor que da de comer a las gaviotas (están locos estos americanos), tiempo agradable y para la vuelta, como tengo largo viaje, es cuesta arriba y la pata me está incordiando, le dejo a Eva que vaya a buscar el coche y me devuelva sano y salvo a casa.

Comida, cargar maletas, recoger a Oli y al aeropuerto.

Mis intentos de hacer el check-in vía internet habían fracasado y en el aeropuerto también. Parece que el sistema, siempre hay alguien que no protesta a quien echar la culpa, no había dado por utilizados los billetes de ida y entonces no me dejaba volver. Cosas de la informática. Ya me estaba temiendo que estaba fichado por lo de ayer, pero parece que no era ese el problema. Finalmente me lo resuelven, despedida y al control. Mucho más pesado que el del año pasado que fue super cómodo, sin tener que quitar zapatos ni sacar electrónica ni nada. En este, todo.

Vuelo a Amsterdam super puntual en la salida y como una hora adelantado en la llegada, con algo así como un minuto de turbulencias, así que muy tranquilo y tras un par de botellines de blanco, uno en el aperitivo (cuatro almendras) y otro en la cena (¿pollo o pasta?) y un culín de coñac, (se empeñó la azafata), duermo como un señor. como un señor que duerme poco, pero como un señor.

Un buen paseo por el aeropuerto de Amsterdam para llegar a la puerta de embarque y repetición de la jugada. Salida exactamente a la hora, llegada con casi media hora de adelanto y suavidad casi absoluta en todo el vuelo, con entrada por el mar, en día espléndido, de forma que las vistas estupendas.

Parte de la familia me espera (casi les espero yo), y me llevan a casa.

Y colorín colorado este cuento se ha acabado.

Esta entrada fue publicada en HERMOSA BEACH 2018, MIS VIAJES. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a 2018-10-08 EL FINAL Y REGRESO

  1. fisgar dijo:

    Esperaremos al siguiente cuento 😊

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.